sábado, 3 de enero de 2009

ESQUILO Y EL DESPLAZAMIENTO DE LOS PERSONAJES

INTRODUCCIÓN INDICATIVA (extracto)

El desplazamiento de los personajes.

¿Donde está la acción en las tragedias de Esquilo?, ¿son los desplazamientos de los personajes, base para que la acción avance?, ¿en caso de que la acción no avance, cabe considerar estos desplazamientos, como base para un tratamiento escénico contemporáneo?, estas son preguntas que nos hacemos, por lo tanto, trataremos el trabajo desde el punto de partida del director, que ante una tragedia de Esquilo, necesita ver y entender que los desplazamientos no tienen por qué ir marcados en una primera lectura rápida.


Para afrontar este ejercicio de carácter personal, concreto y detallado. Y desde el punto de vista de los desplazamientos, sus desencadenantes, la desestabilización y las circunstancias trágicas que esta provoca, partiremos de la trilogía de la Orestia, la más completa de las obras de Esquilo, que basa su argumento en la esencia divina de la justicia. Ordenaremos la trilogia cronológicamente en cuanto a contenidos. Dividiendo a su vez los desplazamientos en distintos grupos por su categoría y forma, y siempre desde el punto de vista del director necesitado de movimientos y causalidades como puntos de inflexión, que ayuden a tener más opciones de puesta en escena, a cada uno de estos grupos le daremos nombres más o menos acertados, pero son solamente sus diferencias o similitudes claras, las que nos interesan trabajar, diferenciar y a la contra agrupar. De estas divisiones nos salen dos grupos principales:

• Al primer grupo pertenecen los desplazamientos que nombraremos como, desplazamientos fuera de espacio, entiéndase por esos desplazamientos, que vienen dados por la llegada o partida del personaje a una distancia, más o menos larga espacial y temporal, y más o menos trágica conceptualmente. Se trata este grupo aparte, porque en él se sustenta la mayoría de lo que vamos a llamar, desencadenantes.

• Por otro lado los desplazamientos que llamaremos, desplazamientos fuera de escena, que son estos desplazamientos en los que un personaje ya en escena, sale de esta para ser partícipe del momento trágico y pecar directa o indirectamente de hamartia, incurriendo en el error fatal. Tratamos este grupo a parte, no solo por su forma claramente diferenciable, sino por entender que contienen la mayoría de lo que llamaremos, desestabilizantes.

A su vez, trataremos otros desplazamientos, aunque menos importantes dramatúrgicamente, conllevan una acción interna en unos, y visible en otros, importante. En este segundo grupo se encuentran los siguientes:

• Un primer desplazamiento al que llamaremos movimiento escénico, que es el desplazamiento de personajes dentro del escenario (entiéndase a vista de público) pero que su aportación a la tragedia escrita es menor, aunque no así en su posible puesta en escena, dado que son movimientos visibles en su totalidad, estos movimientos vienen marcados normalmente por acotaciones.

• Otros a los que llamaremos movimiento abstracto, que engloban movimientos y desplazamientos subjetivos, de objetos inanimados en un principio, pero que en una puesta en escena contemporánea no pueden obviarse, ni por su aportación a la acción, ni por su carácter simbolista, y sobre todo, por sus posibilidades como recurso teatral que aporta en su totalidad.

• Y por último el desplazamiento descriptivo, que defenderá su existencia al igual que los anteriores, llegado el primer ejemplo, se trata de un desplazamiento interno y acotado en su titulo, desplazamiento descriptivo.


Este ejercicio será realizado a través de la Orestía como hilo conductor, para un entendimiento más general, y por ello más concreto finalizado el trabajo, que nos es otro que entender que la acción siempre está presente, y los desplazamientos que pasan más desapercibidos, deben ser considerados por igual desplazamientos en su justa medida, porque se pueden convertir en un bello movimiento escénico sentido y claramente visible.

Todos estos puntos clave marcados a continuación son de carácter personal, e insistiendo en algunos casos en los menos visibles dramatúrgicamente, lo que interesa es que cada director encuentre los suyos una vez compartido este enfoque...

(Fin de introducción, y extracto subido al Blog)