lunes, 28 de septiembre de 2009

El texto supeditado.

En el texto ya no descansa el sentido de la escena contemporánea, ni en el texto ni en su originalidad. La comunicación y sus “formas de”, pasan de largo o por encima del carácter discursivo propiamente dicho. El mundo ya no es lineal, internet, la globalización y las armas de destrucción masiva lo han hecho pequeño e influyente. La sociedad no está jerarquizada y lo que seas o dejes de ser va ser gracias a ti o por culpa tuya, esa es la libertad del individuo. Esa misma libertad que pesa como una losa y nos oprime, es la que debemos encontrar en nosotros mismos a la hora de cada nueva creación artística. La libertad de tu escena nace en el texto supeditado.

2 comentarios:

Menda. dijo...

De cada momento, con o sin libertad, hay que intentar sacar el mejor partido. Gracias por leerme.

SeaSirens dijo...

Lobo, me alegra volver a verte por estos mundos poco lineales.
Me gusta siempre escucharte y saber que estás por ahí descifrándote en grandes escenas.

Un fuerte abrazo!